Marienis (en primer plano) en una de las clases del Centro Educativo-Vocacional